Etiquetas

, , , ,

Le llaman el prepa, el subnormal, el cortito…, tiene más motes que yo en mis buenos tiempos. Pero no pretendo que sea éste un artículo para centrarnos en la bajeza personal, cultural o moral de nuestro egregio protagonista, eso nos llevaría más espacio del que mi mediocridad me permite, sino más bien un viaje por los templos de culto onanista por antonomasia de la corte, o lo que viene a ser lo mismo, por los cuartos oscuros de palacio, esos reservados únicamente para las orgías regias.

No es nada nuevo, la heterosexualidad de nuestro real protagonista ha sido puesta en duda por los propios medios, y si no se lo creen lean este repaso que les tengo preparao:

En marzo de 1999 en el programa Crónicas Marcianas se emitió un amplio debate sobre la homosexualidad del principito en el que se aportaron bastantes datos.

Un poco antes, a principios del 98, se publicaron en el El Mundo algunas tiras de humor gráfico sobre la princesita, entre las que cabe destacar una en la que ésta da al rey una noticia buena y otra mala: la buena es que se casa, la mala es que lo hace con Alberto de Mónaco.

Inmediatamente después llega a los kioscos el primer número de Zero, revista gay del grupo PRISA, en cuyas páginas se puede ver la foto del heredero de la corona con el siguiente titular “¿Puede ser gay el Príncipe?”, y un artículo que decía “queremos plantear seriamente la posibilidad de que el príncipe sea gay […] el príncipe una persona excepcional a quien por cierto pudimos ver en la fiesta de inauguración de Amor de hombre en la discoteca Pachá de Madrid”. Tras lo cual, después de un paréntesis de dos años, aparece en las portadas del papel cuché el romance con Eva Sannum. ¿Una cortina de humo para preservar la hombría y virilidad del heredero al cortijo patrio? No faltan los que se empeñan en calificar las portadas del Hola y similares como una maniobra de distracción de rumores más perversos.

Seguro que tienen memoria, ¿recuerdan cuando vino el canadiense, el amigo de FLIP, de intercambio a la Zarzuela? El compañero de habitación durante sus estudios en el internado Lakefield School de Ontario (Canadá), a pocos kilómetros de la ciudad de Peterborough. Aquellos que realizó en el curso académico 1984-85, a la edad de 16 años, equivalentes al COU español. El mismo que le inició, según recuerdan trabajadores de palacio. Su amigo de correrías, nunca mejor dicho.

Christopher Dennis, hijo de un agente de Bolsa de Toronto y compañero del Príncipe en la habitación de 10 metros cuadrados y un baño durante el curso, declaraba en la ceremonia de graduación que Felipe de Borbón está ilusionado con su próximo ingreso en la academia militar y que todavía no piensa mucho en su futuro como Rey. “Felipe no es tímido con las mujeres”, dijo Dennis, “y hemos conocido algunas chicas aquí, en bailes del colegio, y en Toronto durante algunos fines de semana”. Pero Flip, como le llamaban sus 239 compañeros de promoción en Lakefield, “no ha escogido a ninguna”, precisó —porque ya te tenía a ti, preciso yo—.

En su graduación Felipe recibió un premio especial, consistente en una jarra metálica, por su capacidad de adaptación al colegio y su sensibilidad para con sus compañeros. ¿Han leído ustedes lo mismo que yo? ¿Qué quería decir exactamente la expresión y por su sensibilidad para con sus compañeros?

Nacho Cano y Rafa Sánchez, el cantante de La Unión, son sólo otros nombres en la lista de amigos reales. A la que cabría añadir el de otro cantante, Raúl, as de corazones de la baraja que todavía no ha hecho desaparecer de su currículum el tiempo que pasó trabajando en el club Blanco y Negro de Chueca. ¿Tan mal está la cosa para que necesites acreditar una experiencia laboral, Raulito?

Otras oralidades de reconocida solvencia por los entresijos del reino son Miguel Bosé y Alejandro Sanz. Nadie puede pensar que Miguel y Alejandro fueran amantes cuando entre los dos tienen repartido el corazón de las españolas. Por cierto papito, podrías hacer un videoclip basado en una verdadera historia de amistad, pasión y celos entremezclados, sólo que esta vez interpretado por Toni Cantó. Ya sabes Bosé, llegas a casa después de unas galas y pillas en la cama a Toni Cantó con José Carlos Plaza, protagonista y director respectivamente de la obra Hamlet… Sólo son ideas, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

Pero no se asusten, la querencia del Borbón por estos cantantes de falo no quita para que pueda cumplir con una mujer, o si no miren a Raphael, sobre el que Gala dijo “parece mentira que el matrimonio que mejor funcione en este país sea el de un homosexual”.

Anuncios