Etiquetas

, , , , , ,

Un espectáculo bochornoso, lamentable, patético, aciago, funesto, deplorable, repelente y vomitivo. Así fue el reportaje que TVE emitió el miércoles en el programa Comando Actualidad, titulado Nos vigilan. Esta bazofia, segundo programa más visto del día, resultó ser un insulto a la inteligencia de los televidentes, a la ética periodística y a la dignidad humana en general. 

Con las cámaras de seguridad como telón de fondo, hacía un recorrido por los submundos de la ciudad, un cóctel a base de prostitución, drogas, delincuencia y violencia gratuita, con el único objetivo de legitimar la presencia de las cámaras. Éstas son necesarias y muy útiles para un mundo tan imprevisible e inseguro como el nuestro, podría ser la conclusión. Eso sí, la legislación al respecto, los abusos en la utilización de las imágenes o el dilema moral que plantea, quedaron para mejor ocasión. Lo dicho, un manual del sesgo, de la tendenciosidad y del sectarismo, escrito y dirigido por la televisión pública estatal.

Chaperos, yonquis, niñatos, carteristas, rumanos, chulos y negras. Una mezcla explosiva que tiene con el miedo metido en el cuerpo a cualquier españolito de bien, de mal o mediopensionista. Ante esto, seguridad, sentenciaban viandantes, comerciantes, trabajadores, vecinos…, y hasta las mismas putas.

Miedo, tengo miedo, no a la lista de indenseables citada anteriormente, sino al calado que ha tenido la política del miedo entre la ciudadanía. Qué sutiles estos programas para adoctrinar a la población, para producir en ellos un terror creado artificialmente. Bajo un halo de periodismo de investigación, se esconde, cada día estoy más convencido de ello, todo un plan elaborado, planificado y desarrollado para la manipulación de las masas. Es una vieja estrategia, que lamentablemente, en nuestros días funciona mejor que nunca. Según encuestas recientes entre el 60 y el 70 % de la población estaría dispuesta a permitir que las medidas de control recorten sus libertades si con ello se puede proteger la seguridad.

¿Y son esas medidas de control eficaces para prevenir la delincuencia? Los datos nos demuestran que no. O bien ésta se desplaza a otras áreas de las ciudades, o sigue como si nada en las zonas vigiladas, importando poco las cámaras para el caso. Entonces, ¿para qué son eficaces estas cámaras?

Anuncios