Érase un sindicalismo vertical

Etiquetas

, , , , , ,

Madrugada del miércoles, 29 de septiembre

A estas horas una noticia copa todos los boletines informativos, el comunicado de los diferentes comités intercentros se apodera falazmente de todas las cadenas de radio; amanuenses al servicio de su amo, esquiroles disfrazados de la voz de su pueblo, convencidos en el derecho que su profesión les brinda para ejercer su poder y ascendencia sobre sus maltratados oyentes a la menor oportunidad, vociferan su discurso por los perjudicados micrófonos, siempre al servicio del interés cínico de sus inductores.

Un discurso que a base de ser repetido sin escrúpulos ha calado en el pueblo como una verdad infranqueable, absoluta. Regla esta de la repetición indispensable en cualquier buen manual para la manipulación de masas. Queda lejos el mes de junio cuando se confirmaba lo que era un secreto a voces y a partir de ese instante la maquinaria del sistema, encarnada en voces de prestigio y de peso, estómagos agradecidos y afanes de popularidad y de grandeza, se ha encargado de garantizar el éxito de esta falacia.

Como habrán podido adivinar estoy hablando de la huelga general y más concretamente de la necesidad de ésta infundida como un acto de levantamiento y lucha de los trabajadores contra los desaires del gobierno en la materia. Un ejercicio, o más concretamente, una exigencia de conciencia y responsabilidad ante unas medidas impopulares que chocan frontalmente con sus derechos. Hacer una somera lectura de la misma es el objetivo de este artículo.

Una huelga general que, para empezar, de huelga tiene poco y de general aún menos. Para aproximarnos un poco a la realidad alejada del uso manipulador y grandilocuente del lenguaje deberíamos decir que se amolda más a una maniobra poco cuidada, tiránica e irritante en las formas, y desfasada y agotada fórmula en el fondo, por parte de los sindicatos para justificarse y reivindicarse ante la sociedad. Este paro voluntario se sustenta en el miedo provocado por la actitud dictatorial y totalitaria de estos colectivos manifestada en la calle por la violencia y represión de sus piquetes. A pesar de todo ello, el número de trabajadores que están secundando la huelga resulta insultante para su propia denominación.

Una acción por otra parte obligada y perentoria para estos detentadores de la voluntad del trabajador si no quieren verse en una situación más crítica y problemática para sus resentidos intereses de la que ya se encuentran. Hemos visto como la imagen de estos sindicatos y su legitimidad pública han caído en picado en estos últimos meses, debido en parte a la propia naturaleza de los mismos, nacidos y educados en las necesidades y exigencias del sistema, y fundamentalmente, al poco interés con sus acciones en ocultarlo.

Instituciones sostenidas y respaldadas, tanto moral como financieramente, por la propia estructura que dicen combatir; y que tradicionalmente han gozado de las simpatías de la sociedad, consecuencia quizás de la alucinación colectiva provocada durante la transición y perpetuada en el tiempo.

Un sindicalismo vertical que se nutre y vertebra desde la cúspide, necesario para el correcto funcionamiento y control del país, si no se quiere perder la oportunidad que ha brindado históricamente para la alienación de las masas. Ejercicio que ha ofrecido gratos resultados en otra época —a la que se alude continuamente cada vez que se intenta legitimar al modelo vigente— y que en este periodo encuentra valores añadidos, tales como unos orígenes profundos de los sindicatos mayoritarios en la izquierda y su persecución durante el franquismo, que dotan de impunidad y sirven de justificación para sus actuaciones más aberrantes.

Los resultados que se consigan con esta huelga general quizá no sean del agrado de muchos, esas contraprestaciones que va a ofrecer el gobierno a cambio de este paripé han sido pactadas hace semanas y distan mucho de parecerse a las reivindicaciones altisonantes que hoy se pueden escuchar en las calles. Representación de la que para más inri ya están listos los datos de asistentes, negociados igualmente con anterioridad entre gobierno y sindicatos, y cocinados en el punto de que puedan beneficiar a ambos.

Una función con diversos escenarios pero con un denominador común: la desvergüenza, la demagogia y el cinismo de sus protagonistas. Ha amanecido hace un rato este miércoles 29 de septiembre que seguramente entre en la historia del bochorno patrio.

Sandra que estás en los cielos

Etiquetas

, , , , ,

Sandra Mozarowski murió en 1977 a la temprana edad de 18 años. Estaba catalogada como la “Ornella Muti” española. Había entrado de lleno en el cine de desnudos que se protagonizaba en la época. Era muy amiga de Nadiuska y Carmen Sevilla pero, especialmente, era amiga de Bárbara Rey.

Fue una actriz ampliamente reconocida y popular en su época, con títulos tales como El otro árbol de Guernica (1969), de Pedro Lazaga,su primera película a la temprana edad de 10 años; El mariscal del infierno (1974), de León Klimovsky; La noche de las gaviotas (1975), de Amando de Ossorio; Beatriz (1976), su obra más reconocida, de Gonzalo Suárez;   Call Girl: La vida privada de una señorita bien (1976), de Eugenio Martín o Abortar en Londres (1977), curioso título para una de sus últimas películas, de Gil Carretero.

Cuando murió estaba en camino de convertirse en una estrella, no hay más que repasar su larga filmografía en un período de tiempo tan corto, los nombres de actores con los que trabajó, los compañeros que estaban en el funeral… Ganaba medio millón de pesetas por película en aquella época, según su representante.

De padre ruso y madre española, Sandra Mozarowski nació en Tánger, donde vivió sus primeros dos años hasta que se trasladó con su familia a Madrid. Su padre era ingeniero electrónico, labor que compatibilizaba con la de diplomático.

Día de autos

El incidente tuvo lugar en la madrugada del 23 al 24 de Agosto, tras caer por la terraza de su casa, un cuarto piso en la calle Álvarez de Baena número 3. Posteriormente Sandra fue ingresada en la primera planta del Hospital Francisco Franco, en el Servicio de Reanimación. Estuvo tres semanas en el hospital; la mantenían viva artificialmente, pero la actividad cerebral era nula.

Extracto de la entrevista al Dr. Llauradó, que atendía a Sandra en el Hospital Francisco Franco, realizada por la revista Lecturas:

— ¿Qué médicos se ocupaban y se ocupan de atender a Sandra?

— Primero la atendieron abajo, los médicos de urgencia. La operación fue hecha por el Dr. Álvarez Alonso. La anestesiamos la doctora Berzosa y yo. Del control neurológico se encargó el doctor Zafra y de los encefalogramas, el Dr. López Ágreda.

— ¿Ustedes no han podido averiguar los motivos del accidente?

— Sólo sabemos lo que nos han dicho los familiares o lo que hemos leído en algún sitio. El accidente se produjo mientras regaba las plantas, al sufrir un fuerte mareo.

Murió el 14 de septiembre de 1977. Nunca revelaron el resultado de la autopsia.

Explicaciones oficiales

Los supuestos que alegaron en su día para explicar el fallecimiento de esta actriz fueron a todas luces irregulares. Primero dijeron que sufrió un mareo mientras regaba las plantas y en su balcón no las había —como pueden comprobar en el dossier fotográfico que acompaña el reportaje las macetas reposaban sobre el suelo, y por la ranura es realmente imposible que alguien se caiga—. Luego que si había bebido, pero no se detectó tal cosa en los análisis. Finalmente, que todo se debió a un desvanecimiento por su obsesión por adelgazar —vayan a la fotografía donde Sandra aparece asomada a la barandilla y díganme si es posible volcar completamente el cuerpo ante la altura de ésta—. La barandilla de la terraza es demasiado alta, imposible para que el cuerpo se saliera íntegro por encima de ella al doblarse hacia delante, a no ser que cediera la baranda o… la arrojaran.

Reacciones domésticas

Sirva hacer notar que ningún familiar o persona allegada, a la vista de las irregularidades, ha intentado reabrir el caso cuando las circunstancias lo permitieron. Lo de la familia merece una especial consideración en toda esta historia. Sus hermanos, que son los que han tomado el testigo en su familia, seguro que nos podrían ilustrar ampliamente en todos los entresijos del caso, en especial Tatiana, que vive en un palacete en Pozuelo, aunque también pasa amplias temporadas en Marbella. Pero otra cosa es que las cláusulas del contrato se lo permitan. Alexis, por su parte, es presidente de la multinacional Nextel en Brasil. El último de los hermanos se llama León, Lev para los amigos, que se ha desmarcado, confidencialmente eso sí, del silencio del que hace gala su familia.

Su madre, por su parte, vivía abochornada por el tipo de cine que hacía su hija. Días antes del suceso habían tenido una pelea tremenda. No fueron sus padres quienes la llevaron a su primer casting, cuando contaba con diez años. Fue una vecina la que la llevó junto a su hija, como se habrán dado cuenta ese casting era de la película El otro árbol de Guernica.

Papel couché

La prensa, como la familia, cumplió su papel. Se dijo de Sandra que sufría una fuerte depresión, que mantenía una dieta muy estricta y tomaba pastillas para adelgazar. Fue lo que se publicó en la prensa de la época, así la idea que se asociaba inmediatamente a su figura era la de una chica inestable capaz de someterse a una dieta irresponsable.

Algo que sonaba a intoxicación era una machacona noticia que dieron por diversas fuentes de que había muerto virgen, dato este que no es normal hacer público, que sonaba pretendidamente falso, interesado. A propósito de intoxicaciones, los “mass media” de la época no dudaron en comparar su caso con el de las mil veces recordada Norma Jean para intentar demostrar que fue un “accidente” similar.

Después comenzaron los rumores de embarazo y del responsable del mismo, para a continuación caer un manto de silencio durante muchos años, para llegar incluso a suprimir su imagen y evaporar su memoria como si nunca hubiese existido.

Estos comentarios vinieron por sus kilos de más, en especial los que hacía notar en su última entrevista, donde se la podía ver con un vestido muy amplio y suelto. La contra información oficial dijo que Sandra tenía tendencia a engordar y se publicaron varios reportajes acerca de los peligros de las dietas.

Además, cuando estaba alcanzando niveles de popularidad tan altos, ¿por qué no se la recuerda como a otros?, ¿por qué no ha quedado en la memoria colectiva de la gente? Alguien que, no olvidemos, estaba trabajando con los mejores actores y directores de este país. ¿Qué importa para el caso que hubiese sido un accidente, un suicidio u otro real motivo?

Amistades preclaras

Como corresponde a una persona de su prestigio sus amistades eran igualmente insignes. Una amiga suya fue María Casal, ex azafata del Un, dos, tres que en la actualidad es más conocida por ser la jefa de enfermeras de la serie Urgencias. Otro buen amigo fue un sobrino de Alfonso de Hohenloe, de la familia principesca que hace años se convirtió en la flor y nata de la jet set marbellí.

Alberto Olmedo, amigo de Sandra, actor cómico argentino en el que las actrices encontraban a un confesor espiritual, padre y amigo al mismo tiempo, corrió la misma suerte… También cayó al vacío, sólo que esta vez desde un piso altísimo en la Ciudad de Mar del Plata, en el mes de Marzo de 1988. Curiosidades que tiene el destino. Algunas de las confesiones que sus amigas le dedicaban las reflejaba en sus sketchs, era un hombre muy irónico. Siempre se intentó hacerlo pasar por cocainómano , al punto de haber querido inventar la presencia de una supuesta bolsita con cocaína al lado de su cuerpo.

Jorge Rivero, actor mejicano y amigo más íntimo, podría platicarnos ampliamente sobre las circunstancias que rodearon su muerte, las cosas que supo que se hicieron para silenciar el caso y las confidencias que le hacía su querida Sandra. En la actualidad vive en Estados Unidos.

Uno de sus protectores era Paco Martínez Soria, cuyo club en los bajos de la Calle Oriente era de sobra conocido en la época. Estaba regentado por él mismo junto con varios socios, acérrimos del régimen todos ellos. Sus clientes de alta cuna, como no podía ser menos. Entre sus trabajadoras una muy solicitada.

Un caso por resolver

“Su amante —que era muy campechano—, la dejó por otra, también muy conocida. Sandra amenazaba con dar a conocer su romance y descubrirlo todo a la prensa, llegó a contactar incluso con una revista del corazón italiana. Se puso muy insistente. Aún no estaba de cinco meses, le faltaba una semana”, comenta Lev, su hermano.

La información real de lo que pasó con Sandra Mozarowski fue descubierta por periodistas del desaparecido diario El Alcázar y censurada desde las altas instancias para impedir su publicación.

Javier Bleda en su libro Mario Conde, la reclusión del éxito comenta este asunto: “Claro que a mí no me extraña que Pedro Jota termine metiendo al Rey en su desquite, aunque sea de forma pseudoperiodística-patriótica, porque para eso el Rey le dejó tirado con el asunto del vídeo con Exuperancia (parece que este Rey es aficionado, entre otras cosas, a dejar tirados a sus amigos, y tiradas a sus amigas, y a algunas desde muy arriba)”. ¿Qué quiere decir aquí Bleda con que el Rey es aficionado a dejar tiradas a algunas de sus amigas “desde muy arriba”? Por si había alguna duda, el periodista sentenciaba: “Bárbara —refiriéndose a la Rey— pudo haberse auto filmado, para garantizar que no sería suicidada desde un balcón (Sandra, no te olvidamos)”.

En la última entrevista que le hicieron en vida para la revista Semana, la actriz confiesa al periodista Luis Milla que quería descansar una temporada y para ello tenía pensado marcharse a Londres, donde también seguiría un curso de arte dramático: “Quiero centrarme un poco, orientar mi porvenir, quiero llegar a ser una actriz y no tener únicamente que exhibir un cuerpo”.

Al respecto de las dudas que se generaron sobre la muerte de la actriz, cabe destacar las palabras dichas por el conocido actor Pepe Sancho, que era íntimo amigo de la actriz desde que ésta participase en un capítulo de la serie Curro Jiménez. En una entrevista en exclusiva a la revista Diez Minutos, realizada con motivo de la muerte de Sandra, Sancho declaró indignado: “Me rebelo contra quienes piensan –o intentan hacer pensar y suponer- que ella intentó quitarse la vida”. Evidentemente, el actor estaba negando la posibilidad de que Sandra se suicidase, pero, ¿estaba de acuerdo con la teoría de que la joven actriz sufrió un accidente mientras regaba las plantas o pretendía insinuar algo más?

En cualquier caso nos quedamos con una frase que Sandra Mozarowski dijo, aparentemente sin venir a cuento, en otra revista antes de morir: “El aborto es un crimen. La vida humana es una cosa muy seria”. Tal vez fuera esa lealtad a la vida la que acabó con la suya. Por si acaso no fuera eso, tengan ustedes mucho cuidado al regar las plantas en el balcón, ya saben que es una actividad realmente muy peligrosa.

copyof04072005113843pm3ml
copyof04102006074026pm3kn

Sandra se mostraba contraria al aborto en esta entrevista
copyof03302005121850am6iq

Fotos reveladoras que muestran como la barandilla le llegaba por encima de la cintura, lo que hace difícil pensar que su cuerpo se doblara completamente para caer al vacío y, en cambio, no fuera repelido hacia el interior
copyofsandraterraza36gq

Las plantas se encuentraban en macetas sobre el suelo, no a la altura de la barandilla
12102005094936pm9pp

Asidua en los sepelios, de muy negros lutos ellos

pisosandra8fm11162005114312pm4kscopyofhola35qn

12102005094743pm6sycopyofhola24dm

07242005095322pm8ah

Pepe Sancho niega rotundamente la posibilidad de suicidio

07242005095400pm9mk

copyof04182005010024am9ig

En su última entrevista posaba con un vestido largo y suelto, lo que hacía pensar que estuviera embarazada

Implantaciones institucionales: Un ejercicio de unanimidad

Etiquetas

, , ,

Con total seguridad me tacharán de vesánico, demente o alienado. Adelante, no pienso permitir que la dictadura de la homogeneidad, la uniformidad y el totalitarismo mediático me arredren lo más mínimo. Y es que con temas claves como éste podemos apreciar sin temor a equivocarnos que el pluralismo, la diversidad de criterios o el propio matiz ideológico inherentes a los medios son mera fachada.

Ese tema clave en la agenda de los medios —y utilizo el singular sí, porque en realidad sólo hay una agenda— es el apagón analógico y la llegada de la TDT. Me he cansado de escuchar expresiones tan manidas que exaltan las bondades de la Televisión Digital Terrestre como el aumento de la oferta, la mejora en la calidad de la imagen o la interactividad, por citar las tres virtudes más empleadas. “La TDT es más servicios, mejor calidad, más canales”, aclaremos a qué se refieren nuestras autoridades:

Aumento de la oferta: incremento progresivo de la mierda por todo el espectro radioeléctrico.

Mayor calidad de la imagen: no es fruto de la digitalización, sino de la necesaria puesta al día de las instalaciones colectivas. En igualdad de condiciones de recepción y distribución, la calidad de imagen de un programa emitido en digital es menor que la de ese mismo programa emitido en analógico. Sólo nos basta con comparar la recepción convencional y la recibida por vía digital para apreciar que esta última se caracteriza por una pérdida de detalle y unos colores más apagados. El motivo principal no es la digitalización propiamente dicha, sino otro proceso que la acompaña, denominado compresión. Es lo que permite meter al menos cuatro canales donde hasta ahora cabía sólo uno. La compresión consiste en eliminar de la imagen la información redundante o considerada inapreciable a simple vista, a fin de que el volumen de datos a transmitir sea menor. El decodificador de TDT se encarga de descomprimir, o reconstruir, la imagen original. Pero en una compresión eficiente se descarta necesariamente información, y esa información descartada es la que causa la pérdida de calidad visual. Por si fuera poco, la transmisión digital es más sensible a las condiciones de recepción extremas.

Aprovechamiento de los nuevos servicios que permite la TDT: entre ellos el que nos ocupa, la interactividad, que es prácticamente testimonial. Con la TDT podríamos estar hablando de guías de programas avanzados, servicios interactivos complejos y útiles, teletexto digital, acceso a Internet, sistema de pago por visión o visión multicámara. Y no creo equivocarme si lo único que tengo en mi flamante televisión son canales de radio.

Lo de arriba es una crítica aceptada, cosa no muy habitual en mí, pero la he considerado necesaria para ilustrar un poco lo demagógico y populista del discurso de las autoridades. Perdonen este lapsus pero antes de ponerse a torear hay que probar al toro por ambos pitones, tranquilos que ahora me echo la muleta a la mano izquierda.

Todavía no salgo de mi asombro después de asistir al despliegue colosal que se ha llevado a cabo desde las instituciones, al ejercicio divulgativo pergeñado por organismos creados al uso o a la terrible maniobra propagandística auspiciada por los medios de comunicación. Una conclusión parece clara, y es que los ciudadanos que creíamos estar desvalidos ante cualquier eventualidad ahora nos damos cuenta de que el sistema se preocupa por nosotros.

Se me antoja cuando menos desmesurada la dimensión del proyecto acometido y exorbitante la suma invertida. ¿Conocen a algún vecino que le importe si su televisión no tiene sonido envolvente tipo CD?, ¿hay alguna persona de a pie preocupada por la implantación de la televisión digital terrestre? Ellos, por el contrario, parece que estuvieran realizando un proyecto en el que les fuera la vida. ¿Y quiénes son ellos?, ¿quién ha financiado toda esta pavorosa “digitalización”?

El Estado ha pagado enormes sumas de dinero para que tengamos “menos interferencias, menos nieve en la pantalla y un sonido de TV envolvente tipo CD”. Sin que sirva de precedente, el estado toma un papel activo en un asunto, acomete un proyecto en tiempo récord y le trae al pairo las inversiones que tiene que realizar. A cuento de qué, se preguntarán ustedes. Les soltaría una teoría conspiranoica aquí debajo, pero prefiero que lleguen a sus propias conclusiones y no se vean influenciados por las filias y las fobias del que esto escribe.

Olor a caterva

Etiquetas

, ,

Conversaciones superpuestas, entrecortadas, irregulares, en las que prima básicamente la potencia vocálica de sus autores como forma de prestigio y distinción en la manada. Voces deslenguadas, groseras y soeces; aullidos sangrantes para los oídos que asisten sobrecogidos a este ceremonioso ritual de la degradación, a esta exaltación gratuita de la vacuidad, a este festival sin par del adocenamiento colectivo.

Es una noche cualquiera de jueves, viernes o sábado en uno de los pubs de moda de tu ciudad. Esos antros infectos albergues de toda ralea —en ese aspecto puede considerarse que se ha avanzado en la tarea democratizadora de los gustos de los jóvenes, sólo que en la democracia de la mediocridad y el patetismo—, lugares de peregrinación para los fieles adláteres en el credo de la vaciedad, adeptos de la secta del buen rollito, versados en la técnica de la superficialidad, maestros en la fachada y el engaño, verdaderos gurús de la frivolidad y la mentira.

Parroquianos para los que estos zulos, dignos de la añorada ETA, son vitales en sus relaciones, que se resentirían y quedarían condenadas al ostracismo de no existir, ya que la posibilidad de que alguien se rebele y salga a vivir su libertad por iniciativa propia me resulta ilusoria, porque el concepto de inmigrantes es más amplio del que nos han hecho ver, esos negros, ajenos a la ideosincracia de la tribu, no merecen la menor consideración por parte de sus miembros. La endogamia es una de las grandes lacras de nuestro tiempo, que, como se habrán dado cuenta, no aparece en la lista que elabora periódicamente el CIS. Necesarios e imperantes igualmente para sus vidas sociales, esa denominación perversa naciente en el seno de vaya usted a saber qué laboratorio de ingeniería social avanzada, que de otra manera perdería el sentido corruptor del término.

Jóvenes y no tan jóvenes —porque la subnormalidad no conoce de edad— que viven con el único anhelo de pasar sin más pena que gloria la despótica semana habitual, llena de disgustos y contrariedades, cargada de falsedad y de apariencia, que han elegido para sí. Pero no teman, hoy es jueves noche y a las almas se las puede ver soliviantadas contra ese poder tiránico que determina sus vidas, que hasta entonces había oprimido sus voluntades, y se pronuncian de la única forma que saben hacerlo: pillando una buena mamada.

FLIP y otros maricones del reino

Etiquetas

, , , ,

Le llaman el prepa, el subnormal, el cortito…, tiene más motes que yo en mis buenos tiempos. Pero no pretendo que sea éste un artículo para centrarnos en la bajeza personal, cultural o moral de nuestro egregio protagonista, eso nos llevaría más espacio del que mi mediocridad me permite, sino más bien un viaje por los templos de culto onanista por antonomasia de la corte, o lo que viene a ser lo mismo, por los cuartos oscuros de palacio, esos reservados únicamente para las orgías regias.

No es nada nuevo, la heterosexualidad de nuestro real protagonista ha sido puesta en duda por los propios medios, y si no se lo creen lean este repaso que les tengo preparao:

En marzo de 1999 en el programa Crónicas Marcianas se emitió un amplio debate sobre la homosexualidad del principito en el que se aportaron bastantes datos.

Un poco antes, a principios del 98, se publicaron en el El Mundo algunas tiras de humor gráfico sobre la princesita, entre las que cabe destacar una en la que ésta da al rey una noticia buena y otra mala: la buena es que se casa, la mala es que lo hace con Alberto de Mónaco.

Inmediatamente después llega a los kioscos el primer número de Zero, revista gay del grupo PRISA, en cuyas páginas se puede ver la foto del heredero de la corona con el siguiente titular “¿Puede ser gay el Príncipe?”, y un artículo que decía “queremos plantear seriamente la posibilidad de que el príncipe sea gay […] el príncipe una persona excepcional a quien por cierto pudimos ver en la fiesta de inauguración de Amor de hombre en la discoteca Pachá de Madrid”. Tras lo cual, después de un paréntesis de dos años, aparece en las portadas del papel cuché el romance con Eva Sannum. ¿Una cortina de humo para preservar la hombría y virilidad del heredero al cortijo patrio? No faltan los que se empeñan en calificar las portadas del Hola y similares como una maniobra de distracción de rumores más perversos.

Seguro que tienen memoria, ¿recuerdan cuando vino el canadiense, el amigo de FLIP, de intercambio a la Zarzuela? El compañero de habitación durante sus estudios en el internado Lakefield School de Ontario (Canadá), a pocos kilómetros de la ciudad de Peterborough. Aquellos que realizó en el curso académico 1984-85, a la edad de 16 años, equivalentes al COU español. El mismo que le inició, según recuerdan trabajadores de palacio. Su amigo de correrías, nunca mejor dicho.

Christopher Dennis, hijo de un agente de Bolsa de Toronto y compañero del Príncipe en la habitación de 10 metros cuadrados y un baño durante el curso, declaraba en la ceremonia de graduación que Felipe de Borbón está ilusionado con su próximo ingreso en la academia militar y que todavía no piensa mucho en su futuro como Rey. “Felipe no es tímido con las mujeres”, dijo Dennis, “y hemos conocido algunas chicas aquí, en bailes del colegio, y en Toronto durante algunos fines de semana”. Pero Flip, como le llamaban sus 239 compañeros de promoción en Lakefield, “no ha escogido a ninguna”, precisó —porque ya te tenía a ti, preciso yo—.

En su graduación Felipe recibió un premio especial, consistente en una jarra metálica, por su capacidad de adaptación al colegio y su sensibilidad para con sus compañeros. ¿Han leído ustedes lo mismo que yo? ¿Qué quería decir exactamente la expresión y por su sensibilidad para con sus compañeros?

Nacho Cano y Rafa Sánchez, el cantante de La Unión, son sólo otros nombres en la lista de amigos reales. A la que cabría añadir el de otro cantante, Raúl, as de corazones de la baraja que todavía no ha hecho desaparecer de su currículum el tiempo que pasó trabajando en el club Blanco y Negro de Chueca. ¿Tan mal está la cosa para que necesites acreditar una experiencia laboral, Raulito?

Otras oralidades de reconocida solvencia por los entresijos del reino son Miguel Bosé y Alejandro Sanz. Nadie puede pensar que Miguel y Alejandro fueran amantes cuando entre los dos tienen repartido el corazón de las españolas. Por cierto papito, podrías hacer un videoclip basado en una verdadera historia de amistad, pasión y celos entremezclados, sólo que esta vez interpretado por Toni Cantó. Ya sabes Bosé, llegas a casa después de unas galas y pillas en la cama a Toni Cantó con José Carlos Plaza, protagonista y director respectivamente de la obra Hamlet… Sólo son ideas, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

Pero no se asusten, la querencia del Borbón por estos cantantes de falo no quita para que pueda cumplir con una mujer, o si no miren a Raphael, sobre el que Gala dijo “parece mentira que el matrimonio que mejor funcione en este país sea el de un homosexual”.

Mi querida Nadiuska: Carta de un desconocido

Etiquetas

, , , ,

Mi querida Roswitha,

Conociste la gloria en los 70 como musa del destape, mito de millones de españoles encandilados de tu belleza. Diosa del erotismo, interpretaste más de cien películas. Hoy te encuentro sola y olvidada por todos en algún camino perdido vagando sin rumbo, tu gloria de antaño cabe en una pequeña maleta. Pero tu mirada aún me sigue intimidando. Por eso, mi querida Nadiuska, hoy quiero recordarte.

Naciste el 19 de enero de 1952 en Schierling (Alemania). Te pusieron por nombre Roswitha Berta Honczav, eres hija de un ruso y una polaca. En tu juventud viajaste por medio mundo como componente de un ballet. A los 15 años te uniste a un hombre rico, de origen judío, 30 años mayor que tú, del que tuviste dos hijos que murieron de leucemia. Te persiguió la desgracia desde muy joven como ves, quizás como el anuncio de lo que estaba por venir.

En 1971, con un pasaporte de apátrida, apareciste en Barcelona. Tuviste distintos trabajos hasta que José Antonio de la Loma te ofreció un papel en “Timanfaya”. En noviembre de 1972 conociste a Damián Rabal, que te convirtió en la musa del cine erótico. Películas como “Lo verde empieza en los Pirineos”, “Manolo la nuit”, “Soltero y padre en la vida”, “La amante perfecta”, “Dos hombres en mitad de dos mujeres” y “Cheril” son algunas de tus películas de esta época.

Para conseguir la nacionalidad, el 26 de mayo de 1973 te casaron con Fernando Montalbán Sánchez, un chatarrero deficiente mental de 28 años, que aceptó a cambio de 3000 pesetas, “un traje casi nuevo” y un anillo de oro. Asistieron dos invitados a tu boda soñada: Damián Rabal, tu mánager (maldito el día en que le conociste), como padrino, y una sastra de cine, Rosa García, en el papel de madrina. El 16 de diciembre de 1980 obtuviste la nulidad de tu matrimonio.

Rotas tus relaciones profesionales y sentimentales con Rabal, mantuviste varios romances que no llegaron a fructificar. Alejada del cine, en 1988 te dedicaste al diseño de bisutería. Posteriormente declaraste: “Estuve a punto de tirarme por un balcón”, seguro que te hace recordar a una vieja amiga, sólo que a Sandra la suicidaron. En diciembre de 1999, arruinada y en el olvido, fuiste ingresada en un psiquiátrico madrileño. Han sido continuos tus ingresos en este centro, cuando no estás en él o en cualquier otro malvives en algún hostal de mala muerte y cuando no tienes esta suerte lo haces en la puta calle.

Me cuentan que fuiste una amante como pocas, desprendida, te dabas por entero al amor cuando efectivamente creías en él. Una vez te enamoraste realmente. Quiero decir, que te enamoraste de verdad, no me seas malpensada. Nunca sacaste jugo de esta relación y jamás pediste nada a cambio, únicamente ser correspondida de la misma manera en que te entregaste. Te costó caro este reclamo. Te amenazaron con negarte el trabajo, algo que parecen haber cumplido. Anduviste de hotel en hotel, escondiéndote de esas personas, acabaste gastándote todos tus ahorros y ante la imposibilidad de encontrar trabajo recurriste a la caridad y a los cubos de basura como último refugio.

Sé que todavía vives con miedo y, pese a lo que puedan decir, no estás loca. Con todo lo que te ha pasado es normal que hayas enfermado, pero apuesto a que sigues teniendo una lucidez envidiable. Tu único pecado resultó ser tu belleza, y fue ésta la que llamó la atención del personaje más cruel y con menos escrúpulos de este país.

Eres una persona bondadosa, aparte de sociable, cariñosa y muy altruista. Me dicen que en una de tus estancias en el psiquiátrico repartiste dulces a todos los enfermos con motivo de las fiestas navideñas. Has tenido mala suerte, mucha gente abusó de tu gentileza y ahora vives en la marginación. Hoy me acordé de ti y esta noche soñaré contigo.

Esto sólo lo arreglamos entre todos

Etiquetas

, , , ,

Desde hace unos días una campaña publicitaria ha asaltado nuestras vidas sin la menor compasión: anuncios en televisión, radio, prensa, paradas de autobús…, un despliegue colosal al que no estamos acostumbrados habitualmente. Su loable y noble propósito es que salgamos de la crisis todos juntos, gracias al esfuerzo de la sociedad civil. Ya en un primer m0mento había algo que no me cuadraba —tiendo a ser desconfiado de por sí y más si hablamos de una campaña de márketing—, pero debo reconocer que ésta nada más verla me resultó repulsiva.

Partimos de un hecho objetivo, la crisis, los más de cuatro millones de parados oficiales (eso sin contar como bien señala el artículo los que están haciendo cursos de formación, los trabajadores eventuales agrarios y un largo etcétera), la precariedad laboral para los que consiguen un empleo, la pérdida de poder adquisitivo por parte de la clase media y baja con el consiguiente descenso del consumo… Es un hecho constatable con el que convivimos día a día, claro que dentro de su objetividad encontramos matices; esto es, buena parte de la gente que habla a diario de la crisis no se ve afectada notablemente por ella. Lo hace por asimilación, adopta comportamientos, actitudes y pensamientos del resto como resultado de la absorción e identificación como propios. Otra consecuencia colateral de la crisis: el incremento de la insatisfacción y de la infelicidad colectiva… por asimilación eso sí.

Pero no nos vayamos del tema, la campaña pervierte un propósito encomiable como es la acción colectiva, resulta una ofensa para los que pensamos que con una ciudadanía activa se arreglarían la mayoría de los problemas que nos acechan, gracias a su ánimo de intoxicar y desinformar los ciudadanos se van a ver mermados en su capacidad de auto-organizarse, una vez se hayan enterado de qué va el tema. ¿Quién sabe si éste no es un objetivo implícito en la campaña?

A continuación la noticia publicada en la web http://www.ecologistasenaccion.org/spip.php?article16797 (mira que no soy partidario de publicitar a ONG, pero en este caso haré una excepción, la ocasión lo merece créanme), atentos a los nombres de los financiadores de la campaña y de los famosos que la han apoyado, válgame Dios cuánto progre, pasen y vean la doble moral, el cinismo, la hipocresía, la demagogia y la desvergüenza de estos referentes para la sociedad.

 

A propósito del feminismo, la igualdad y otras majaderías

Etiquetas

, , , , , ,

El asunto de la igualdad me produciría risa de no ser por la cantidad de situaciones indecentes e injustas que está provocando. Y no la igualdad en sí, que sería algo bueno, sino el feminismo repulsivo, asqueroso y a menudo criminal que ha tomado el mando de esta sociedad a golpe de odio, despecho y deseo de venganza.

Hablamos de feminazis propagadoras de una verdad absoluta, inquebrantable, yonquis de la neurosis y la paranoia como condición necesaria, feladoras profesionales en el arte de la subvención, que, como la Cibeles, tienen el corazón de piedra y el coño mirando hacia el Banco de España.

Se basan en una ideología de género artificial y trasnochada, en un victimismo per se, en la idea de una discriminación por el simple hecho de ser mujer. Partimos de una premisa clara: no se debe proteger a la mujer por el hecho de serlo, sino porque sea maltratada, ni se debe castigar al hombre por ser hombre, sino porque sea un maltratador. Estamos viendo como no se castiga por la gravedad del hecho, se castiga por el autor del mismo.

La mujer maltratada es una mujer anulada, vejada y humillada, que no tiene conciencia del problema. La cual padece un trato denigratorio, discriminatorio, de desigualdad. Pero, en una relación de pareja, donde hay una relación de simetría, una riña donde hay insultos recíprocos no se puede considerar maltrato. Cuando esa violencia sea manifestación de desigualdad, de discriminación y de relación de poder, cuando el agresor esté convencido de que la mujer a la que está agrediendo carece de los derechos mínimos de autonomía, respeto y capacidad de decisión, entonces y sólo entonces habrá maltrato. Se está defendiendo a la mujer en un aspecto cuantitativo y no cualitativo, individualizando cada caso, las generalizaciones como es bien sabido producen injusticias.

No me vengan, lo pido por favor, con el discurso tan manido del machismo, que lo mismo sirve para un roto que para un descosido. Abogo por que la mujer maltratada reciba la protección eficaz que se merece. La víctima —la que realmente es víctima y no verdugo— no se va a ver beneficiada por estas situaciones de injusticia, de abuso, de desconfianza, de acoso y de marginación hacia el hombre. La violencia no es unidireccional y sí pluridireccional, tolerancia cero ante la violencia en general, se debe condenar todo tipo de violencia venga de donde venga.

Ésta hay que enfocarla en su justa medida, sin tener ningún tipo de prejuicio o doctrina preconcebida. El único género en el que creo es el género humano, por lo tanto esta confrontación postiza de sexos me parece patética e interesada. Esta guerra, como cualquier guerra, resulta muy lucrativa para algunos, en la que los contendientes son necesarios para el fin perseguido.

Si bien es cierto que el número de denuncias falsas es muy difícil de computar, no lo es menos que el porcentaje de denuncias que se archivan o sobreseen son más del 60 %. Una denuncia falsa se basa en una situación de odio, de despecho, de resentimiento y de deseo de venganza. Un hombre denunciado por malos tratos es estigmatizado de por vida, se le detiene sin más pruebas que la palabra de su mujer, portadora de sus caprichos y desvaríos, y eso sin contar las tragedias familiares que provoca, porque el hombre también tiene padres e hijos que son víctimas colaterales de esa situación.

La financiación en esta materia se obtiene en atención a parámetros de números de denuncias, los criterios de distribución de ayuda se miden en función de este indicador, lo que me hace sospechar que ese interés por parte de las instituciones para que la víctima denuncie no es nada casual. El caso es aumentar el número de denuncias a cualquier precio, sin importar el transfondo de cada caso.

Hemos pasado de un extremo a otro. Hace cuarenta años un hombre mataba a su mujer y se decía algo le habrá hecho para que reaccionara de esa manera, ahora una mujer mata a su marido y para empezar nadie se entera, y si por casualidad la noticia logra traspasar la tupida red de la censura mediática la conclusión instantánea que se saca, ayudada de forma decisiva por los medios, es que lo habrá hecho en defensa propia porque el señor era un maltratador.

Y es que el trato mediático es abismal dependiendo del género de la víctima. Si es mujer se considera tragedia social y humana, se le dota de entidad y empaque por aislado e inverosímil que sea el caso. Y digo más, en los manuales feministas se recomienda este tratamiento por parte de los medios de comunicación, algo que por otra parte parece cumplirse a rajatabla. Y no sólo en los media, esta ideología totalitaria ha penetrado en todos los ámbitos de nuestra sociedad a mano armada: desde la política a la judicatura, pasando por una institución tan plural como la universidad, son claros ejemplos de la dictadura del pensamiento único.

Este feminismo rancio está perjudicando a la mujer, a la mujer que se ha hecho a sí misma, a la mujer que por mérito, esfuerzo y capacidad ha llegado a cotas de responsabilidad y de igualdad en la sociedad. La igualdad no se impone, se conquista. La igualdad es una conquista de la mujer, no una imposición, porque si no la mujer se arriesga a pasar de la tutela marital, como lo estaba hace cuarenta años, a estar bajo la tutela institucional. Se trata a la mujer como si fuera menor de edad, una incapaz: usted es una mujer maltratada y lo que tenemos que hacer es protegerla. Todo con un único objetivo: la dependencia. Hemos retrocedido en los derechos y libertades de la mujer, pese a que pretendan hacernos creer lo contrario.

Eau de lucidez pour personnes

Etiquetas

, , , , ,

Sr. A.— Tengo una mala noticia: me han echado del trabajo.

Sr. X.— Vaya, ¿lo has consultado a un sindicato?

¿De verdad Sr. X que tiene ese concepto del Sr.A? Un inútil integral incapaz de resolver sus problemas por sí mismo y con sus propios métodos. ¿Se da cuenta usted del daño que le hace con su pregunta? Está induciéndole, no se si voluntariamente o no, a la dependencia.

Está pidiéndole que delegue el ejercicio de sus derechos, a modo de lo que haría un incapaz; que supedite su actuación a la opinión de terceros; en definitiva, que subordine su condición de persona a la de mero borrego.

Con esa inocente pregunta, digna de chatín de Hablar por hablar o de tío entendido en la cena de Nochebuena, usted está fomentando que entregue su libertad, su autonomía y su dignidad como persona. ¿A cambio de qué? Seguridad, estabilidad, prestigio social…, o lo que es lo mismo, el poder coercitivo de la sociedad que nos acecha. La autoridad más férrea que haya conocido nunca nuestra Historia, capaz de persuadirnos de tal manera que seamos capaces de vender nuestra alma si es preciso.

Se ha preguntado alguna vez —se lo digo por educación, ya que me consta que los mentecatos no se hacen este tipo de preguntas—, cuáles son los intereses de los sindicatos. ¿No se ha parado a pensar que éstos pueden diferir enormemente de los del trabajador? Un organismo cuya fuerza reside en su composición, ya que está formado por decenas o incluso cientos de miles de personas, manejadas y dirigidas por la institución para la consecución de sus fines. Una institución creada en su día para un fin determinado, que pervive en la actualidad gracias a la ambición de sus dirigentes para seguir enriqueciéndose a costa de sus necesarios acólitos. Desconocedores en su mayoría de la política de “su” sindicato, adiestrados en el hediondo oficio de pacatos los divulgadores de la fe del corporativismo.

Creo en la capacidad de los hombres para ser responsables de sus actos y para responder por ellos cuando sea menester. Creo en esa palabra, tan denostada en nuestros días, llamada libertad. Asistimos a un proceso de embrutecimiento, animalización e infantilización sin precedentes. Estamos presenciando, en directo y en exclusiva, una privación universal de la razón de los hombres.

¿No les sorprende como los productos de nuestra industria cultural, ya sean libros, películas o programas de televisión, dirigidos para un público adulto, sean cada vez más primarios?, ¿o cómo determinados majaderos ponen el grito en el cielo ante determinados asuntos sin trascendencia? Las corridas de toros sin ir más lejos. Sí, los mismos que pasan indiferentes delante de un mendigo y desoyen el grito de auxilio que sus más próximos le reclaman, ahora saltan al ruedo de la “decencia”; los mismos que en sus ratos libres son socios de Greenpeace o colaboran con la Obra Social La Caixa, para mejorar su imagen social, y curiosamente, los mismos que carecen de la más elemental idea sobre el asunto que tienen la osadía de valorar. Porque para opinar de algo es requisito imprescindible conocer, aunque sea de soslayo, el tema del que se habla.

Grandes males que se ciernen sobre una sociedad enferma. Ante esto la mejor medicina es el conocimiento, el sentido común y la lucidez, pero dudo que alguien repare en ello.

Quién te ha visto y quién TVE

Etiquetas

, , , , , ,

Un espectáculo bochornoso, lamentable, patético, aciago, funesto, deplorable, repelente y vomitivo. Así fue el reportaje que TVE emitió el miércoles en el programa Comando Actualidad, titulado Nos vigilan. Esta bazofia, segundo programa más visto del día, resultó ser un insulto a la inteligencia de los televidentes, a la ética periodística y a la dignidad humana en general. 

Con las cámaras de seguridad como telón de fondo, hacía un recorrido por los submundos de la ciudad, un cóctel a base de prostitución, drogas, delincuencia y violencia gratuita, con el único objetivo de legitimar la presencia de las cámaras. Éstas son necesarias y muy útiles para un mundo tan imprevisible e inseguro como el nuestro, podría ser la conclusión. Eso sí, la legislación al respecto, los abusos en la utilización de las imágenes o el dilema moral que plantea, quedaron para mejor ocasión. Lo dicho, un manual del sesgo, de la tendenciosidad y del sectarismo, escrito y dirigido por la televisión pública estatal.

Chaperos, yonquis, niñatos, carteristas, rumanos, chulos y negras. Una mezcla explosiva que tiene con el miedo metido en el cuerpo a cualquier españolito de bien, de mal o mediopensionista. Ante esto, seguridad, sentenciaban viandantes, comerciantes, trabajadores, vecinos…, y hasta las mismas putas.

Miedo, tengo miedo, no a la lista de indenseables citada anteriormente, sino al calado que ha tenido la política del miedo entre la ciudadanía. Qué sutiles estos programas para adoctrinar a la población, para producir en ellos un terror creado artificialmente. Bajo un halo de periodismo de investigación, se esconde, cada día estoy más convencido de ello, todo un plan elaborado, planificado y desarrollado para la manipulación de las masas. Es una vieja estrategia, que lamentablemente, en nuestros días funciona mejor que nunca. Según encuestas recientes entre el 60 y el 70 % de la población estaría dispuesta a permitir que las medidas de control recorten sus libertades si con ello se puede proteger la seguridad.

¿Y son esas medidas de control eficaces para prevenir la delincuencia? Los datos nos demuestran que no. O bien ésta se desplaza a otras áreas de las ciudades, o sigue como si nada en las zonas vigiladas, importando poco las cámaras para el caso. Entonces, ¿para qué son eficaces estas cámaras?